El gas natural es totalmente incompatibe con las energías renovables en Canarias, el paraiso para las energias alternativas.

Para la La Plataforma por un Nuevo Modelo Energético para Canarias (Px1nmec) es fundamental trasladar a la opinión pública un aspecto central para el debate sobre la energía en Canarias: la introducción del gas natural licuado (GNL) y el desarrollo de las energías renovables no son dos iniciativas complementarias entre sí, ni neutrales la una respecto de la otra. Más bien son antagónicas.

“Incorporar el gas al sistema eléctrico canario supondrá un bloqueo casi absoluto a la futura penetración de electricidad de origen renovable en la red, debido a la necesidad de mantener una cuota de generación eléctrica para garantizar la rentabilidad de las centrales de ciclo combinado de Tenerife y Gran Canaria”, manifestó Antonio Cabrera, co-portavoz de la Plataforma.

Explica que en la Península, antes de la crisis, se produjo un boom de instalación de centrales de ciclo combinado que pasaron en una década de cero a 27.000 megavatios de potencia instalada, de forma desordenada y con fuerte financiación pública. Ahora se asiste a una guerra abierta en el sector eléctrico entre éstas y las renovables pues gracias sobre todo a la eólica, las energías limpias y autóctonas llegaron a ser mayoritarias en el mix eléctrico español durante muchas semanas del pasado 2013. En cambio, los ciclos combinados que operan con gas funcionaron de media a un 11 por ciento de su capacidad. La Plataforma entiende que este es uno de los motivos tras los cuales se esconde la persecución y derribo de las renovables en España.

Para Antonio Cabrera “en Canarias, sin embargo, sucede justo lo contrario. Contamos con condiciones óptimas para expandir las renovables, el gas todavía no ha entrado, y las prisas por introducirlo buscan bloquear las energías limpias que nos harían mucho más autónomos, prolongando al menos otros veinte años la agonía de los combustibles fósiles”.

La Plataforma considera que en estos momentos “se emiten señales contradictorias desde las instituciones”. Por un lado, las Directrices de Ordenación Sectorial de Energía de Canarias (como sucesoras del fracasado Plan Energético de Canarias) vienen a plantear más de lo mismo: consolidación del viejo modelo centrado en las energías fósiles importadas, y algún que otro brindis al sol y al viento, poco y mal fundamentado”. Reconocen que a la vez se están presentando en el Parlamento de Canarias, y en algunas instituciones como el Cabildo de Tenerife, otras iniciativas que sí parecen apostar por una reorientación de los sistemas eléctricos insulares hacia cotas de mayor soberanía energética y sostenibilidad. Sin embargo, la Plataforma subraya una vez más que ninguna de estas propuestas más positivas será viable si se mantiene la apuesta del Gobierno de Canarias y los Cabildos de las dos islas centrales por introducir y distribuir el gas natural.

El Ministerio de Industria en su reciente reforma eléctrica ha eliminado la prioridad de acceso a la red de las renovables, en contra de lo establecido en las directivas europeas. Para ello modificó en la Ley de los sistemas eléctricos insulares y extrapeninsulares, los derechos que tenían los productores de estas energías limpias, de modo que a juicio de este colectivo se deja cancha libre a la manipulación del mercado mayorista de electricidad por el oligopolio, a través de su poder para controlar la producción de energía, dando entrada a tecnologías caras y contaminantes.

Para que el negocio del gas sea viable en Canarias, el Ministerio de Industria calcula que los ciclos combinados deberán funcionar al menos 5.000 horas anuales, mientras que en la Península esa cifra es de unas 800 horas. Si esto es así, está claro que el monopolio que se lucrará con la gestión del sistema gasista canario, Enagas, no tendrá ningún inconveniente legal para frenar la penetración de renovables en la red que pudiera perjudicar su negocio.

El co-portavoz de la Px1NMEC añadió que “hace 25 años, con las tecnologías renovables inmaduras, se podía plantear el gas natural como una alternativa; sobre todo frente a otras opciones entonces en juego como el carbón. Hoy, los avances en investigación y desarrollo han vuelto competitivas a las energías limpias. Además, son las únicas fuentes que dan respuesta a los grandes retos que tienen los sistemas energéticos insulares: nuestra tremenda dependencia externa y la insostenibilidad económica y ambiental”. Anadió por último que “sustituir petróleo por gas natural es diversificar la dependencia, no reducirla. Hoy la única forma de hacer frente a los sobrecostes de los sistemas eléctricos insulares, que suponen una media de 1.200 millones de euros al año, pasa por las renovables, el ahorro y la eficiencia”.

Imagen

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s