LA FALSA POLÉMICA DE LA COMPRA DEL CHALET DE PABLO IGLESIAS.

Aunque ya la polémica es vieja, aún hoy en día siguen usando como argumento en contra de Podemos la compra de un chalet en Galapagar. Todo lo que hace Podemos se mira con lupa, hasta el punto que se llega al fanatismo. Para empezar la hipoteca del chalet es de 540.000 euros no de 600.000 euros como se va diciendo. Segundo, Irene y Pablo cobraban unos 50.400 euros netos al año, cada uno, por lo que ambos cobran unos 100.800 euros netos al año. Ahora con el nacimiento del tercer hijo cobrarán una cantidad mayor. Además en sus cuentas corrientes Pablo e Irene tenían 256.000 euros. Y ya han pagado 64.411 euros de la hipoteca. Por lo que en la práctica Pablo e Irene solo necesitan ingresar 220.000 euros en 20 años para poder terminar de pagar su casa. ¿Cree usted que un abogado y periodista como Pablo y una psicóloga como Irene no podrán conseguir 220.000 euros en 20 años entre los dos? De hecho conseguirán ese dinero estando en el congreso sólo 2 años más, como se espera de ellos. ¿Entonces a que se debe tanta polémica? Quizás el hecho tiene algo que ver con la aporofobia, el odio al pobre. La derecha trata de hacernos creer que toda persona de izquierdas tiene que ser pobre, y vivir de forma lamentable, porque eso va con la condición, si eres de izquierda, no puedes tener éxito en los negocios o en lo profesional, ya que estas predestinado a vivir en un barrio humilde, en una casa barata, y nunca tendrás dinero para convertirte en una persona solvente. No puedo hacer un análisis psicosocial, pero puedo decir que es por puro odio irracional por lo que se trata de desprestigiar a una persona de izquierdas por el hecho de comprarse una vivienda cara, cuando su situación económica realmente se lo permite. Tercero. Pablo e Irene son hijos únicos. Heredarán todas las propiedades de sus padres y si tuviesen problemas económicos podrían vender las propiedades para terminar de pagar la hipoteca que tienen. Solo Irene tiene en propiedad el 50 % de dos viviendas, posee un almacén, una finca urbana y una finca rústica.

En definitiva, la polémica del chalet no tiene sentido. Sólo es una forma de hacer daño a dos personas que no han cometido ningún delito de corrupción. Y que por lo demás, son dos excelentes personas.

pabloconelniño

¿Entonces donde queda el concepto de casta?

Casta es el político, que es cargo público, que cobra dinero en negro de su partido, obtenido de la financiación ilegal del partido, y que forma parte de un partido con más de 71 casos de corrupción, que tiene imputados presidentes del partido y secretarios generales y diputados. Y que no acaba en la cárcel, por el mal funcionamiento de la justicia. Eso es casta.

Firmado. Mario Utopía.

Los comentarios están cerrados.