La política para acabar con los sin hogar en el ayuntamiento de Las Palmas.

Artículo redactado el 22 de Enero del 2020.

La ciudad de Las Palmas cuenta con un plan integral de ayuda a personas sin hogar que comprende acciones como proporcionales una cama, un lugar donde asearse, un lugar donde comer y hasta planes de inserción de empleo para ellos.

Hay tres centros de acogida municipales. Gánigo. En la zona del parque Santa Catalina. El Lasso y La Isleta y un piso tutelado. En total son 127 plazas.

Estos centros de acogida serán complementados con un centro de atención polivalente que será un centro de atención diurna. Que todavía está pendiente de inaguración.
Gánigo en Santa Catalina y El Lasso ofrecen alojamiento, comida, aseo y lavandería.

El centro Gánigo es una edificio en una parcela de 244 metros cuadrados que consta de 4 plantas. En este centro pueden dormir hasta 40 personas.

El centro Gánigo fue rehabilitado en el 2013, en él se invirtieron 107.000 euros.

El centro de La Isleta es un centro de segunda estancia para la inserción social.

El piso tutelado cuenta con 7 plazas. En el se puede vivir durante 4 meses con una prorroga de 2 meses más. La estancia en el piso tutelado es gratuita pero cada persona debe pagarse la comida y pagar los productos de limpieza.
La situación actual del centro de día de Manuel Becerra es la siguiente.
La obra está recibida por urbanismo y está pendiente de que se le dote de personal y de mobiliario. Cuando esto se produzca se abrirá.
El ayuntamiento colabora en total con 12 entidades para la erradicación de el sin hogarismo. Entre estas entidades destaca Caritas y Cruz Roja.

Estas 12 entidades forman la comisión Temática de Personas sin hogar.
Los logros de la política social del ayuntamiento en relación a las personas sin hogar son los siguientes.
137 personas sin hogar han accedido a planes de empleo en la anterior legislatura, del 2015 al 2019.

44 de las personas sin hogar que han pasado por el piso tutelado han conseguido un empleo y viven de forma autónoma.

La política laboral seguida por el ayuntamiento ha sido la de contratar a las personas sin hogar por medio del IMEF o por el servicio municipal de limpieza.

Los comentarios están cerrados.