El ladrillo nunca baja.

En estos momentos ésta no es una mentira que haya que desmontar, ¿verdad? Cualquier ciudadano vería esta frase como humor negro, ironía o provocación. Sin embargo, durante diez años, España ha basado todo su modelo de crecimiento en esta falsa aseveración. Y cuando decimos España no nos referimos a la gente de la calle, sin conocimientos profundos de economía, nos estamos refiriendo a toda la élite que controla el país de una forma o de otra: Dos gobiernos distintos, de las dos opciones bipartidistas, se han jactado de gobernar un país cuyo PIB crecía a golpe de recalificaciones e hipotecas, alardeando de construir más viviendas que Alemania, Reino Unido e Italia juntas (1). Las cúpulas de los bancos se metieron de lleno y sin salvavidas en una actividad que sólo puede ser calificada de especulativa. En noviembre de 2011, tras cuatro años de achicar pérdidas, los activos inmobiliarios tóxicos en poder de los bancos todavía eran de 176.000 millones de euros, según un informe del Banco de España (2). Las instituciones económicas internacionales no veían ningún problema incluso cuando ya se estaba hablando de crisis. El director general del Fondo Monetario Internacional, don Rodrigo Rato, declaraba el 2 de marzo de 2007 en una conferencia en Palma de Mallorca: “el panorama es brillante, especialmente en el sector financiero” (3) Las agencias de calificación mantenían la máxima nota a los bancos, inversoras e inmobiliarias hasta el mismo momento de estallar la crisis. Sin embargo, el Subcomité de Investigaciones del Congreso de EEUU las acusó en 2010 de saber desde 2004 que el modelo había adquirido condición de burbuja, de despreciar los riesgos reales de las hipotecas que se concedían, y de no investigar intencionadamente esta situación (4). El mundo económico académico más ortodoxo aun rechaza que la crisis fuera predecible. Curiosamente, los economistas que sí que se adelantaron a los acontecimientos también son los que afirman que las medidas que se están tomando, supuestamente para salir de ella, son equivocadas (5). ¿De verdad podemos dejar en manos de estas estructuras la elaboración de las recetas para salir de la crisis? ¿Los mismos que permitieron e incluso alentaron los beneficios especulativos de unos pocos son creíbles ahora cuando preconizan recortes masivos para el resto? (1) Según datos de la European Mortgage Federation para 2006. (2) Informe de estabilidad financiera del Banco de España, 2 de noviembre 2011 (3) Texto del discurso completo (4) Por desgracia, en España no se ha realizado una investigación sobre la crisis. Sin embargo, la investigación del Congreso de los EEUU es de utilidad pues allí también se vivió una burbuja inmobiliaria y las agencias de calificación investigadas son las mismas que operan en nuestro país y en todo el mundo. Se puede consultar el texto (en inglés) aquí. (5) El enlace corresponde a una lista internacional votada por economistas en la que reconoce a los compañeros de profesión que antes y mejor predijeron lo que iba a pasar. En nuestro país no faltan tampoco economistas críticos que avisaron de que el modelo era insostenible. Disponible aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s