Hay que calmar a los mercados.

Los recortes y deterioros a que nos someten se hacen bajo el pretexto de que hay que calmar a los mercados, más concretamente a los mercados financieros, donde se mueve el dinero. El tamaño de estos mercados es enorme: mueven unas 70 veces el valor del PIB mundial y se realizan alrededor de 270 operaciones financieras por cada una de la economía productiva. Estos mercados han sido progresivamente liberalizados y desregulados desde hace cuatro décadas. Según dicen, no necesitan intervención o límites a su actividad, y de esta forma alcanzarán su óptimo funcionamiento que será en beneficio del interés común. Es mentira. En estos mercados operan los bancos de inversión, las compañías de seguros, los fondos de pensiones, los fondos especulativos y de manera creciente todas las grandes corporaciones. Y su objetivo es únicamente obtener el máximo beneficio en el menor tiempo posible. Para ello se especula con alimentos, hipotecas, recursos minerales y energéticos, deuda de países, o derivados financieros varios, entre los que se encuentran apuestas sobre la bancarrota de países enteros. Con esto se provoca desigualdad, pobreza, guerras, crisis económicas, expolio de recursos, hambre, muerte, ruina y miseria. Estas corporaciones no solo dominan los mercados, también los gobiernos. Aparte de la existencia de numerosos lobbies de presión, las cúpulas de instituciones como el BCE o el FMI están copadas por gente de la banca, igual que las jefaturas de gobierno en Italia y Grecia, o diversos Ministerios y altos cargos en 16 países de la UE, entre los que se encuentra España. No se puede calmar a los mercados porque su única lógica es la de aumentar los beneficios de unos pocos sin límite alguno. Las reformas constitucional y laboral o los recortes y privatizaciones en servicios y prestaciones sociales solo han servido para incrementar su poder y voracidad. A los mercados no hay que tranquilizarlos, hay que controlarlos y someterlos al interés general. Por eso exigimos, como primer paso hacia un nuevo modelo económico justo y sostenible, la regulación de los mercados financieros, la prohibición y control de la especulación y la imposición de impuestos adecuados a las transacciones financieras.

http://desmontandomentiras.tomalaplaza.net/2012/06/01/hay-que-calmar-a-los-mercados/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s