La terapia de Diálogo Abierto en Finlandia la que mejores resultados da en pacientes con psicosis del mundo occidental.

La Terapia del Diálogo Abierto impulsada en Finlandia está consiguiendo los mejores resultados entre pacientes con psicosis en todo Occidente. El 85 % de recuperación. El 70 % de los pacientes nunca recibieron antipsicóticos.

Resumen de las ideas principales.

Seís ideas que quiero resaltar sobre el Diálogo abierto, la primera, es que la asistencia se hace en la casa del paciente y la segunda es que el paciente podrá elegir entre si tomar antipsicóticos o no. La tercera idea, es que los miembros del equipo de Diálogo Abierto piensan que una persona se puede recuperar totalmente de una psicosis sin tomar medicación y sin ser encerrado en un hospital.

Dialogo abierto tiene el mejor porcentaje de recuperación de pacientes de occidente del 85 % de recuperación. Frente al modelo Español o Estado Unidense. Donde la tasa de recuperación es en Estados Unidos de cero %. O al menos es lo que allí se pretende; se pretende darle pensión por discapacidad a todos los que han tenido un solo brote psicótico y medicarlos de por vida haciendo negocio con sus vidas. (400 € al mes por un antipsicótico inyectable es un buen negocio para las farmacéuticas)

Quinta. Las personas que se recuperan con el tratamiento de Diálogo Abierto tienen más probabilidad de conseguir un empleo y de conservarlo que un Finlandes normal.

Sexta. En Laponia la psicosis es un problema que surge entre las relaciones de los individuos, por eso el tratamiento consiste en volver a reconstruir las relaciones sociales del individuo. Y también consiste en evitar la alineación y la hospitalización que los estigmatiza.

Veamos al detalle que es el módelo de Diálogo Abierto.

Laponia Occidental al norte de Finlandia con una población de 70.000 habitantes durante la segunda mitad del siglo XX registró uno de los índices de esquizofrenia más elevados de Europa. Sufre una pequeña revolución puesta en marcha por un grupo de especialistas de la sanidad pública que ha logrado cambiar las estadísticas. Uno de sus máximos exponentes es Jaakko Seikkula, psicoterapeuta y psicólogo. Este profesor desarrolló a mediados de los noventa la Terapia de Diálogo Abierto con los colegas de un hospital. La aplicación del sistema en este centro sanitario con pacientes con psicosis ha conseguido los mejores resultados del mundo occidental en la recuperación de este trastorno.

La Terapia de Diálogo Abierto otorga “voz y voto” sobre el tratamiento a los pacientes.

Ha estado funcionando más de 25 años.

Tras la aplicación continuada de la Terapia de Diálogo Abierto en Laponia solo se registran dos o tres nuevos casos de esquizofrenia cada año en la región, un 90% menos respecto a principios de los ochenta. El 80% de pacientes con psicosis se muestran “asintomáticos” a los cinco años y la misma proporción trabaja, estudia o busca empleo mientras que solo el 20% reciben pensión por discapacidad. Durante el proceso, dos tercios no recibieron medicación y a largo plazo apenas un 30% siguen tomando neurolépticos, es decir, antipsicóticos

El sistema de Diálogo abierto promueve salir del hospital y trabajar con los servicios sociales sobre el terreno, es decir, en la casa del paciente. Hay que sacar la psiquiatría del hospital y llevarla a la calle, ir a donde están los que necesitan la atención médica y no esperar a que vengan al hospital. Para evitar el colapso de los sistemas de salud mental.

Algunas preguntas con sus respuestas al profesor Jaakko. Recogidas en el periódico el País.

P. Ustedes priman la terapia psicoanalítica por encima de la farmacológica, pero para muchos expertos resulta difícil creer que la total recuperación de una persona diagnosticada de psicosis sea posible sin el uso de medicación.

R. Durante los últimos veinte años se ha desarrollado un movimiento en la psiquiatría que ha tratado de reducir estas situaciones a discapacidades cerebrales o de la estructura cerebral. Sintetizarlo todo a este contexto impide plantear otras soluciones psicosociales. Desde nuestro punto de vista, resulta necesario prestar atención a la vida humana en su totalidad. Pueden acontecer problemas cerebrales, pero no debe perderse de vista el contexto social que rodea al individuo, como las situaciones de presión y estrés continuado, potenciales desencadenantes de problemas relacionados con la salud mental.

P. Los neurolépticos o medicamentos antipsicóticos no se brindan con la Terapia de Diálogo Abierto a todos los afectados por alucinaciones o ideas delirantes. Solo unos pocos llegan a recibirlos. ¿Resulta arriesgado decidir algo así cuando una persona se encuentra en pleno brote psicótico?

R. Sí. Se empezó a proceder de este modo para llevar a cabo una serie de estudios. La pregunta era: ¿Cuál es el papel de los neurolépticos en la psicosis? Pusimos en marcha el Diálogo Abierto sin aplicar medicación neuroléptica para todos los casos. En lugar de imponerla desde el principio de los síntomas, solo la recetábamos si la ayuda psicosocial y psicoterapéutica no eran suficientes. Sorprendentemente, un número elevado de pacientes empezaron a recuperarse sin medicación. Al principio, uno de cada cuatro no requerían neurolépticos; más adelante, tres de cada cuatro no los necesitaban. La medicación puede ser una parte del proceso, pero no comparto que sea siempre la primera medida a tomar en todos los casos.

En la respuesta a esta pregunta Jaako ha dejado claro que tiene una visión contraria a la de la salud mental en España y en Estados Unidos, donde utilizan la psicología como complemento del tratamiento con drogas psiquiátricas y no al revés.

P.¿Cómo funciona el sistema cuando aparece un brote psicótico?

R. La idea es prestar ayuda inmediata cuando se contacta con nosotros, ya sea un familiar o el afectado. Tratamos de ir a sus casas. Suele acudir un equipo de dos o tres facultativos, entre personal médico y de enfermería, que a partir de ese momento promueven un diálogo abierto con los familiares y el paciente. Los encuentros han de prolongarse durante varios días seguidos, hasta que puede decirse que hay una situación segura y controlada.

P. ¿Y qué viene después?

R. A veces se requiere más ayuda. Puede que sea necesaria la presencia de un terapeuta ocupacional que ayude a canalizar el diálogo. O se brindan otros recursos, como la medicación para conciliar el sueño. La variación de situaciones es amplia: algunas veces se resuelven con un solo encuentro; otras, se requiere mucho más tiempo, hasta varios años. Por eso no puede unificarse esta realidad. Es importante escuchar la historia de vida del paciente y conocer la situación de la familia: saber las experiencias que han podido desencadenar esta situación. También es clave desarrollar una activa e intensa atención psicosocial: cuando se lleva a cabo de manera efectiva, puedes declinar el papel de la medicación. O aplicarla, si es necesario. El problema está en los sistemas que reducen todo a los síntomas y a la medicación asociada.

P. ¿Cree que se pueden tener ideas delirantes o cuadros psicóticos y llevar una vida normal sin tomar medicación?

R. Sí. Hay estudios que demuestran que las alucinaciones son mucho más comunes de lo que pensamos. No solo afectan a los denominados pacientes psicóticos. La mayor parte las experimentan personas que nunca han acudido a los servicios de salud mental. Puedes escuchar voces y a la vez trabajar, cuidar de tu familia, desarrollar tus rutinas.

P. ¿Cree que será posible en el futuro erradicar la psicosis como enfermedad o ningún sistema inventado o por inventar puede acabar con ella?

R. Las alucinaciones normalmente surgen como reacción a situaciones vitales muy extremas, rodeadas de diversos factores de presión. Son como los sentimientos y las emociones que nacen de situaciones límite. Los profesionales deberíamos analizar más su origen y no solo concebirlas como síntomas de enfermedades que han de ser eliminados con medicación.

Principios y características de Dialogo Abierto.

Sus siete principios fundamentales son:

  • (1)Ayuda inmediata. Las unidades participantes realizan la primera entrevista dentro de las veinticuatro horas del primer contacto establecido por el paciente, un familiar de éste o el organismo que lo ha derivado. Además, se establece un servicio de crisis durante las veinticuatro horas. Uno de los propósitos de esta respuesta inmediata es impedir la internación en el mayor número de casos posibles. El paciente psicótico participa desde las primeras entrevistas, cuando su cuadro reviste máxima intensidad.

  • (2) Perspectiva de la red social. Tanto el paciente como sus familiares y otros miembros claves de su red social son siempre invitados a las primeras entrevistas con el fin de movilizar todo el apoyo para el paciente y la familia. Esos otros miembros de la red pueden ser representantes de otras entidades (incluidos organismos de empleo del Estado y agencias de seguros públicos de salud cuya tarea consiste en apoyar la rehabilitación profesional), compañeros de trabajo o el jefe del paciente en el lugar en que trabaja, amigos o vecinos.

  • (3) Flexibilidad y movilidad. Esto se garantiza adaptando el tratamiento a las necesidades específicas y cambiantes de cada caso mediante los métodos terapéuticos más apropiados. Si la familia da su conformidad, las reuniones de tratamiento se realizan en el hogar del paciente.

  • (4) Responsabilidad. La persona que tomó contacto con la familia es la responsable de organizar la primera reunión. En esa reunión se adopta la decisión sobre el tratamiento que se llevará a cabo y el equipo se hace cargo de éste en su totalidad.

  • (5) Continuidad psicológica. El equipo asume la responsabilidad del tratamiento durante todo el tiempo que sea necesario y tanto en el marco de internación como en el ambulatorio. Los representantes de la red social del paciente participan en las reuniones de tratamiento durante todo el transcurso de este último, incluso cuando se aplican otros métodos terapéuticos. Puede suponerse que el proceso de un cuadro psicótico agudo ha de durar entre dos y tres años. En el estudio que hemos realizado, el 65% de los tratamientos se interrumpieron al final del segundo año.

  • (6) Tolerancia de la incertidumbre. Esta tolerancia se fortalece edificando un sentimiento de confianza respecto del proceso conjunto. En las crisis psicóticas, para generar una adecuada sensación de seguridad es menester reunirse todos los días, al menos durante los 10-12 primeros días. Luego de ello, las reuniones se organizan periódicamente según los deseos expresados por la familia. Por lo general no se establece en la etapa de crisis ningún contrato terapéutico detallado, sino que en cada reunión se discute si habrá una próxima reunión, y en caso afirmativo, cuándo se la efectuará. De este modo se evitan las conclusiones prematuras y las decisiones de tratamiento equivocadas. Por ejemplo, el uso de neurolépticos no se prescribe en la primera reunión, sino que su conveniencia se conversa por lo menos durante tres reuniones antes de ponerla en práctica.

  • (7) Dialogismo. El acento está puesto en primer lugar en la promoción del diálogo y, en segundo lugar, en lograr un cambio en el paciente o la familia. Se entiende que el diálogo cumple las veces de un foro a través del cual los pacientes y sus familias pueden obtener un mayor protagonismo respecto de su propia vida analizando sus problemas. En el ámbito en que actúan los que participan en dicho diálogo se gesta una nueva comprensión.

DIÁLOGO ABIERTO. PELÍCULA COMPLETA.

¿Que información y a que conclusiones llegamos al ver el vídeo…?

Por ejemplo Robert Whitaker, opina, que lo que está sucediendo en Finlandia, es que los médicos Filandeses también están siendo comprados por las compañías farmacéuticas y están aplicando los mismos métodos que la psiquiatría Estado Unidense, con unos resultados catastróficos, por lo que lo que ocurre en Laponia es algo excepcional y diferente.

Del estudio de Dialogo abierto se puede llegar a la conclusión de que sí se puede llegar a curar la psicosis sin drogas psiquiatrícas.

El dialogo con los pacientes.

El dialogo con el paciente es lo más importante del tratamiento. Como consecuencia del dialogo aparece la solución. En el dialogo se intercambian ideas con otros profesionales y con la propia familia.

En Dialogo abierto hasta los enfermeros son terapeutas. Aunque la conversación no parece tener sentido. Tiene un fuerte efecto terapéutico. En la reunión siempre hay mas de un terapeuta, a veces hasta 3, eso enriquece la terapia. En la reunión el paciente se siente escuchado, comprendido y valorado.

Sobre la medicación con drogas psiquiátricas.

En cuanto al uso o no de antipsicóticos o neurolépticos.

Nos impresiona la opinión de Robert Whitaker sobre los antipsicóticos, y dice claramente que los estudios que hay indican que los pacientes con psicosis mejoran en los países pobres donde no hay dinero para pagarse los antipsicóticos (estudios realizados en la India y en Nigeria) y nunca se curan en los países desarrollados donde un antipsicótico puede llegar a costar hasta 400 euros al mes. (si es inyectable) Y eso, a pesar de que en los países pobres solo el 16 % de la población tomaba regularmente la medicación, por lo que contradice la hipótesis o la teoría que nos quieren imponer la Organización Mundial de la Salud. De que para curarse de la esquizofrenia o de la psicosis lo mejor es tomar drogas psiquiátricas regularmente. De hecho el 70 % de los pacientes diagnosticados como esquizofrénicos en Nigeria y la India 25 años después de ser diagnosticados están trabajando sin síntomas de la enfermedad, eso en cuanto a personas de esos países diagnosticadas por un psiquiatra occidental no local.

En el vídeo podemos escuchar como un psiquiatra del método Dialogo Abierto dice que muy rara vez manda medicación como antipsicóticos. Minuto 32.50. sg.

Que hay muchas cosas que se pueden hacer alternativas a la medicación. Trabajar, hacer Yoga, hacer meditación, pasar tiempo al aire libre, bailar, hacer trabajos para la comunidad, hacer deporte, tener amigos, el amor. Y estas formas son mejores formas que la medicación que empoderan a la persona. Minuto 46:48.

En la práctica dan medicación en muy cortos periodos de tiempo, durante el peor momento de la crisis, se trata de minimizar la medicación, pero principalmente se dan pastillas para dormir y ansiolíticos, los antipsicóticos se dan en cortos periodos de tiempo y en pequeñas dosis. Solo el 30 % de los pacientes reciben antipsicóticos, mientras el 70 % restante nunca los recibe.

La decisión de dar antipsicóticos o no darlos la deciden en grupo. No la decide un sólo psiquiatra como ocurre en España.

Sobre el diferente concepto de psicosis que hay en Estados Unidos y en Laponia Occidental.

En estados unidos la gente piensa que la psicosis es un problema que una persona tiene en su cerebro. Por eso en estos países a los psicóticos se los hospitaliza y se les medica.

En Laponia la psicosis es un problema que surge entre las relaciones de los individuos, por eso el tratamiento consiste en volver a reconstruir las relaciones sociales del individuo. Y también consiste en evitar la alineación y la hospitalización que los estigmatiza.

Sobre la no hospitalización.

No solo no se lleva al paciente al hospital sino que a veces incluso una enfermera pasa la noche en la casa del paciente. Lo que le da la oportunidad de hablar más sinceramente con el paciente.

Solo en algunas situaciones como llevar una semana sin dormir o querer suicidarse puede ser razón para ingresar a una persona en el hospital.

Cuando tratan a las personas en la casa es importante en el comienzo tener reuniones terapéuticas todos los días. Y estas continúan mientras sea necesario.

El acoso de las farmacéuticas a los terapeutas de Dialogo abierto.

También las farmacéuticas se pasean por Laponia Occidental e invitan a comer a los psiquiatras y psicólogos tratando de convencerles de que usen sus drogas. La máxima responsable del proyecto Dialogo Abierto, psiquiatra, no quiere recibirlos, pero hay una enfermera que concertó un reunión con ellos solo para que les pagasen la comida.

Sobre la conspiración que existe en Estados Unidos para que todo el mundo tome antipsicóticos de por vida. La opinión de Robert Whitaker es la siguiente.

Es muy difícil para una persona con poder para prescribir, sobrevivir sin poner a las personas con antipsicóticos. E incluso si eres terapeuta sin poder para prescribir se espera que trabajes en el modelo basado en las drogas. Realmente demuestra la capacidad extraordinaria de una confabulación en los Estados Unidos, que ha extendido su influencia, y que ha sido concebida por la industria farmacéutica y por la Academia Psiquiátrica, junto con NAMI para contarnos una historia falsa. Y para incorporar esa creencia de una manera realmente increíble y profunda.

¿Están en peligro los psiquiatras y las enfermeras de Dialogo abierto de perder su trabajo por no recetar antipsicóticos?

La respuesta la dan ellos, y es no, y la razón es porque hay estudios que demuestran que hay tratamiento sin antipsicóticos que funcionan bien en los pacientes, por lo que hay una base científica donde apoyarse y con la que defenderse.

Los resultados reales de Dialogo Abierto.

Después de 5 años de tratamiento sólo el 30 % de los pacientes por el método Dialogo Abierto tomaban antipsicóticos. El resto no. De ese 30 % la mitad dejo de tomarlos durante temporadas. Por lo que podemos decir que solo el 15 % de los pacientes tomaban de forma continuada antipsicóticos, estos son los mejores resultados del mundo occidental.

A los 5 años el 85 % de los pacientes que habían tenido brote psicótico estaban trabajando, o estudiando y no tenían síntomas de ningún tipo.

Frente al modelo de los Estados Unidos donde si tienes un solo brote psicótico te medican te estabilizan y te dan el subsidio por discapacidad en el 100 % de los casos.

Conclusión del autor del artículo.

Si no le gusta la conclusión, usted es libre de llegar a las suyas propias.

El modelo de salud mental de Estados Unidos solo pretende hacer negocio con las personas con problemas personales graves o con trastornos mentales. En ningún momento pretende curarlos, y lo que han hecho para conseguir su objetivo es vender carísimos inyectables con los que se obliga a tomar a los pacientes psicóticos y a los bipolares. Mandando a la policía a las casas de los pacientes que se niegan a tomarlos e ingresándolos en Hospitales, encerrándolos en la Unidad de Salud Mental lo que antes se llamaba manicomio, si se niegan a tomarlos. Y no debemos olvidar que el modelo Americano de Salud Mental se ha impuesto en España, y su objetivo es medicar y convertir a la mitad de la población en enfermos mentales crónicos. Con las leyes que hay en España sobre salud mental eso seria catastrófico.

Anuncios

Los comentarios están desactivados. Ignore el siguiente recuadro y formulario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.