Toma estas alas rotas. Documental de que la cura de la esquizofrenia es posible incluso sin tomar drogas psiquiátricas.

Toma estas alas rotas.

Nota. No olvide usted que toda la investigación que se hace hoy en día en psiquiatría es financiada por las empresas farmacéuticas….y que quieren esas empresas, vender pastillas. Ahora inyecciones.

Empecemos. (Hemos ordenado el contenido de la película por autor, es decir, hemos ordenado y juntado todo lo dicho por cada persona, ya que en la película aparece todo separado en pequeños trozos de vídeo)

Toma estas alas rotas es un documental hecho por Daniel Mackler ex terapeuta que habla sobre la vida de dos mujeres que sufrieron esquizofrenia severa y de la que se recuperaron totalmente. La primera mujer, estuvo 8 años en tratamiento en los que tuvo 1300 sesiones de terapia. Finalmente y ya totalmente curada de sus problemas, en 1978 se convirtió en técnica psiquiátrica y en 1984 obtuvo el título de enfermera. Trabajó como psiquiatra clínica en California durante 30 años.

La segunda mujer es Joanne Greenber, Joanne escribió la novela autobiográfica. “Nunca te prometí un jardín de rosas” Vendió millones de copias en todo el mundo. Publicó 16 libros. Y continúa escribiendo. Joanne ha estado casada más de 51 años y en todo el tiempo que su marido la ha visto nunca ha visto ningún síntoma de esquizofrenia.

En el documental Daniel Mackler no solo quiere dejar claro que te puedes recuperar de la esquizofrenia sino que además lo puedes hacer sin tomar drogas psiquiátricas. En la película se habla también con Robert Whitaker, periodista, escritor e investigador de temas de salud mental que dice que si vives en un país pobre y no tomas medicación tienes una muy alta probabilidad de recuperarte de la esquizofrenia pero si vives en un país rico tomando siempre medicación es muy probable de que nunca te recuperes. Robert cita dos informes ocultados a la prensa, sobre pacientes esquizofrénicos en Estados Unidos que indicaban que hasta un 40 % de los esquizofrénicos que no habían tomado medicación se habían curado frente solo a un 5 % de curación entre los que habían tomado medicación toda la vida.

En el documental también se entrevista a Peter Breggin, psiquiatra Estado Unidense que tampoco está de acuerdo con el uso de antipsicóticos u otras drogas psiquiátricas para tratar a los pacientes.

También en el reportaje la psicóloga Ann Lousie Silver, denuncia que los psiquiatras no saben hacer terapia porque no se les ha enseñado en la universidad, los psiquiatras no están bien formados para hacer terapia con nadie.

El documental ha sido traducido a 20 idiomas diferentes. Ver documentales traducidos.

El documental completo.

Contenido del documental ordenado por las personas que participaron en él.

Robert Whitaker. ¡La teoría de que la esquizofrenia es un desequilibrio químico es falsa, no tiene base científica!

Minuto 15.

Analicemos la teoría del cerebro roto porque es importante abordarla. Esta teoría es el núcleo del fraude que se le ha contado a las personas. Si vas a la plaza Washington Square y le preguntas a las personas: ¿Qué es la esquizofrenia? (Te dirán) Tienen cerebros rotos, las drogas ayudan a repararlos.

Cuando era periodista, yo solía escribir esas cosas…Porque eso era lo que las personas me decían. Pero es un fraude intelectual. Es fácil probar que es un fraude. Una persona llamada Kenneth Kendler, que es editor de una de esas publicaciones…en el 2005 dijo: “Hemos buscado estos desequilibrios químicos y no los hemos encontrado.”

Arvid Carlsson fue uno de los promotores iniciales de la hipótesis. (Fue ganador del Premio Novel de Medicina en el 2000) En el 2003 dijo, “no resultó exitosa.”

Jonh Kane dijo en 1993 o 1994…este es un gran investigador de la psiquiatría: “La hipótesis dopaminérgica ya no es creíble.” Si quieres te puedo dar un libro de Steve Hyman, un ex-director del Instituto Nacional de Salud Mental, quién en el 2002 dijo: “No hay evidencia de una lesión en el sistema dopaminérgico en la esquizofrenia.” ¿Entonce por qué el publico cree algo distinto? ¡ Porque nos han mentido! Es una combinación de las compañías farmacéuticas y de los grupos que financian o a quienes dan dinero…como la Alianza Nacional sobre Salud Mental. (NAMI)

Los investigadores de la psiquiatría cuando hablan con periodistas, dicen.. Y lo recuerdo de cuando empecé a informar sobre estos temas, decían: “Estas drogas son como insulina para la diabetes.”

¿Y yo decía? ¿Cómo es eso? Y decían: “corrigen este problema químico.” Bueno y yo escribía eso.

Después, cuando hice mi propia investigación, y ellos decían: “es como insulina para la diabetes.”

Yo les contestaba: ¡No, no lo es! ¡No es eso lo que encontraron! Y me decían: “Oh, tienes razón”.

Y yo les decía: “¿Entonce por qué le dices eso a las personas? Y me decían: “Porque hace que la gente tome sus drogas”. Es un lema conveniente.

Entonces por qué no les dices simplemente que piensas que las drogas son buenas para ellos. Pero no sabemos lo que pasa en sus cerebros. ¿No está mal decirle a alguien que tiene algo mal en el cerebro cuando en verdad no lo saben?

Robert Whitaker. La historia de la psiquiatría demuestra que han usado terapias peligrosas que en su momento estaban de moda y creían que eran milagrosas. Cuando realmente eran inútiles y peligrosas.

Minuto 24.

Si hay un hecho que puedes recoger de la historia de la psiquiatría, es el poder de los psiquiatras de delirar sobre los méritos de sus terapias. Hay varias razones por lo que esto sucede, pero la historia claramente nos cuenta que esto sucede. La manera en que la historia nos lo cuenta, es que vemos tantas terapias descartadas, que en su momento fueron vistas como terapias milagrosas, que inicialmente fueron vistas como curas. Para la demencia, o la esquizofrenia.. Digo si retrocedemos en el tiempo, sacar cantidades de sangre era una cura, hacer girar a las personas por horas era una cura, electrochoque era una cura, la terapia convulsiva con metrazol era una cura, dañar el lóbulo frontal era una cura. Si sí, una lobotomía. El lóbulo frontal es la parte frontal de nuestros cerebros…

Cuando la lobotomía fue introducida en los años 40, fue recibida como un terapia milagrosa. Y cuando los psiquiatras inicialmente condujeron investigaciones para evaluar a los pacientes cuyos lóbulos frontales habían sido dañados o extraídos, concluyeron que no podía empeorar a los pacientes con esquizofrenia. Solo podía ayudarlos.

Egas Moniz, el inventor de la lobotomía prefrontal, ganó el Premio Novel en 1949.

Robert Whitaker. Sobre los informes científicos que indican que es mejor dejar la medicación para curarte de la esquizofrenia, que han sido ocultados.

Minuto 40.

En el área de los neurolépticos (antipsicóticos) tenemos dos estudios buenos sobre resultados a largo plazo. El primero fue realizado por Courtenay Harding, que está ahora en la Universidad de Boston. Ella siguió los resultados a largo plazo de personas diagnosticadas con esquizofrenia en los 50, en el ala de enfermo crónicos de un hospital estatal en Vermont, donde habían sido dados por perdidos. Pasó que en los 60 Vermont adoptó un modelo progresista para rehabilitar a esas personas.

Ella los buscó y los encontró en los 80. Esto es lo que encontró. Encontró que un tercio estaba completamente recuperado, asintomáticos, no adivinarías que alguna vez tuvieron esquizofrenia.

Otro 34 % estaba bastante bien. Bastante funcional socialmente. Solo 32 % eran enfermos crónicos.

Hay un elemento clave. De las personas completamente recuperadas, todas compartían una misma característica. Todos ellos habían dejado de tomar la medicación. Ni una sola persona se recuperó en el grupo de personas que siguieron el paradigma de cuidado, basado en drogas para toda la vida.

El segundo estudio acaba de ser publicado. Alguien siguió durante 15 años a personas diagnosticadas con esquizofrenia en Chicago. Esto fue informado en Mayo del 2007, que el 40 % de las personas diagnosticadas con esquizofrenia que dejaron de tomar la medicación se recuperaron. Están bien, asintomáticas. Sólo el 5 % de las personas que continuaron medicadas se recuperaron.

Ese es el mejor estudio a largo plazo que tenemos en tiempos modernos. Y muestra claramente que si quieres que las personas se recuperen de la esquizofrenia, si quieres darle la mejor oportunidad posible, tienes que sacarlas de las drogas. Ese estudio está hecho. Está financiado por ti y por mí, con nuestros impuestos. Intenta encontrar un periódico que haya reportado sobre ese estudio.

¿Por qué no? Porque el Instituto Nacional de Salud Mental no lo promocionó, la psiquiatría no lo promocionó, y no lo promocionaron ¡porque no contó la historia que ellos querían!

Si lo contrario fuese cierto. Si el 40 % de las personas medicadas se hubiesen recuperado, versus 5 % de las personas no medicadas, la historia hubiese sido publicada en todos los medios.

Eso es ciencia deshonesta, de una disciplina que es deshonesta, porque cuando obtienen resultados que no quieren no los distribuyen al público.

¿Piensas que a los jóvenes psiquiatras se les dice? Sabes, seguimos a pacientes con esquizofrenia por 30 años, y encontramos, créelo o no, que no tenemos que ser tan desesperanzados. Un tercio se recuperó completamente, todos habían dejado la medicación, entonces lo que debemos hacer es ayudarlos a dejar la medicación.

Robert Whitaker. Sobre la recuperación de la esquizofrenia.

Minuto 54.

En los países donde menos medicación se toma, hay un porcentaje muchísimo mayor de personas que se recuperan (sin tomar medicación) de la esquizofrenia. Es decir, hay mayor probabilidad de que te recuperes de la esquizofrenia si no tomas medicación (drogas psiquiátricas) Que si la tomas.

Los datos en los países donde no se puede comprar la medicación la tasa de recuperación de la esquizofrenia es dos veces mejor que en los países en donde casi todas las personas están medicadas.

La tasa de discapacidad es dos veces mayor en Estados Unidos, respecto a los países pobres. Estas son conclusiones de la Organización Mundial de la Salud.

Los estudios realizados.

Fue realizado en Estados Unidos y en otros 6 países Europeos o ricos, y en tres países pobres, India, Colombia y Nigeria.

¿Donde se encontraron los mejores resultados de la recuperación de la esquizofrenia?

En las áreas rurales de la India, donde el 4 % de los pacientes, tomaban medicación antipsicóticos.

Si yo fuera un médico y mirara esos resultados, y planteara la hipótesis de que el uso de medicación es una variable, que cambia los resultados a largo plazo y descubriera que los resultados son mejores en países donde los pacientes no son mantenidos con drogas a largo plazo…¿Que decidiría?

Yo diría que deberíamos estar haciendo las cosas de otra manera. No deberíamos mantener a las personas medicadas todas sus vidas, deberíamos minimizar el uso de la medicación.

¿Pero hay alguna discusión sobre eso? ¡No!

¿Ha habido algún reconocimiento por parte de los médicos occidentales? ¡No!

De hecho, los investigadores de la Organización Mundial de la Salud concluyeron que vivir en un país desarrollado es cito: Un fuerte pronosticador de que nunca te recuperarás totalmente.

Extractos de Toma estas alas rotas. Robert Whitaker. Periodista, escritor e investigador de temas de Salud Mental.

Peter Breggin.

Minuto 20:32.

La clave para ayudar a un paciente.

La clave para ayudar a las personas, lo más fundamental, es ayudarlas a superar el sentimiento de indefensión. Ayudarles a entender que de hecho puede comprender las cosas y tomar decisiones, y hacer elecciones. Y no puedes hacer esto si están tomando medicación, porque les estás diciendo. “No puedes hacerlo, necesitas una droga”

Minuto 27.

¿Cómo trata Peter Breggin a sus pacientes?

Te sientas, señalas la habitación segura en la que se encuentran, y les recuerdas que no vas a obligarlos a tomar drogas, no importa lo que digan o hagan, que no vas a encerrarlos, no importa lo que digan o hagan, que sólo estás ahí para estar con ellos, para hablar con ellos, sobre quienes son y lo que está pasando. Y ves a las personas comenzar a recuperar la confianza en otro ser humano.

Minuto 1:09.

Del privilegio que tienen los terapeutas de tratar de forma íntima con los pacientes teniendo con ellos una intimidad superior a la que se tiene con tu mejor amigo.

Tener a alguien que va a venir a ti y que va a ser más abierto contigo que tu mejor amigo y te hablen sobre sus vidas y sobre lo que está pasando y sobre sus esperanzas y deseos y miedos…

Es un gran privilegio poder conocer a una persona de esa manera. No hay otra manera de hacerlo que siendo terapeuta.

Extracto de Toma estas alas rotas. Peter Breggin. Psiquiatra Estado Unidense.

Ann Lousie Silver. ¿Porque la mayoría de los psiquiatras tratan mal a sus pacientes?

Minuto 19.

Lo que pasa actualmente en las residencias psiquiátricas, es que los psiquiatras han sido formados para tratar personas psicóticas. Y la palabra tratar se ha transformado en sinónimo de medicar. Se les ha dicho que hablar con estas personas es peligroso para ellas. Por lo tanto no deben intentar hacer ningún trabajo que explore sus pensamientos. No están bien formados para hacer psicoterapia con nadie.

Extracto de Toma estas alas rotas. Ann Lousie Silver. Psicóloga.

Sobre las vidas de las dos protagonistas del documental.

Catherine Penney algunos aspectos de su vida y sus problemas de salud mental.

Escuchaba voces muy claras, ¡Mátate! ¡Mata a tu madre! ¡Mata a tu hermana! Creía que el demonio la había poseído. Tenía la intención de tirar su coche por un precipicio. Su diagnóstico fue esquizofrenia.

Catherine nació en California en 1950, su padre murió en la guerra de Corea cuando ella tenía diez meses de edad, estando su madre embarazada de su hermana Cindy. Su madre pensaba que Catherine era la reencarnación de su padre muerto. (Es obvio que la idea era absurda)

Cuando tenía 6 años de edad su madre se casó por segunda vez con otro infante de marina. En el momento de casarse no eran conscientes de que él tenía un problema de alcoholismo. Pero a medida que pasó el tiempo, se hizo más evidente. Cuando bebía se volvía malo y mal hablado. Catherine siempre temió que se volviera violento y agresivo. A los 8 años tuvo por primera vez pensamientos suicidas, que eran tenebrosos para ella. Esto le afectó en el colegio, empezó a sentirse muy diferente y rara. Se burlaban mucho de ella, la llamaban bruja y ojos abultados. Desde edad temprana, comenzó a desarrollar una manera alternativa de soportar el dolor. Según su psiquiatra, Daniel Dorman, el padre de Catherine era misógeno. Se portaba así cuando estaba borracho. Perseguía a las niñas de la familia. ¿Por qué estás usando ese maquillaje? ¿Porque usas ese vestido tan corto?

Se volvió muy religiosa, rezaba el rosario de rodillas sobre piedras, como lo hacían los santos.

Sentía que nadie la quería que sólo Dios la quería. Su terapeuta decidió tratarla sólo con terapia, sin drogas psiquiátricas. Su doctor la veía durante 5 o 6 veces a la semana. Durante los primeros 6 meses ella no habló, solo se movía en la silla. A veces su boca estaba abierta y su saliva caía sobre el vestido. Todos pensaban que su terapeuta estaba loco por hablar con la esquizofrénica. Ella nunca faltó a una sesión, aunque tenía la opción de no hacerlo. Mantuvo sus ojos cerrados durante dos años. Asistió a las sesiones con el Doctor Dorman, porque pensaba que él había plantado una semilla. Siempre abordaba lo que estaba debajo del delirio, debajo de la apariencia. Siempre apelaba a la parte de ella que era sana. Y según el siempre hay una parte sana dentro de una persona. Y eso le dijo él. Que ella tenía una pequeña parte sana. Puede ser no muy grande, pero estaba allí. Su mundo psicótico interior estaba siendo arrancado. También tuvo intentos de suicidio en el interior del Hospital, cuando su doctor se fue de vacaciones. El doctor insistió en que no tomase medicación para que ella fuera consciente de que sus progresos eran por sus méritos propios. Habiendo estado en el hospital casi tres años, estando peor que cuando ingresó, su doctor pensó que acabaría en el hospital estatal, y que el había fracasado como médico. Su madre dijo: “La voy a llevar a casa.” “Todo lo que necesita es amor.” Pero yo le dije a Catherine que si vas a tu casa, vas a matar a tu madre, o te vas a matar a ti misma. No hay manera de que te pongas mejor allí, entonces como estaba terminando la residencia la transfirió a un hospital privado pequeño.

Para poder continuar viéndola. En la primera visita aún la encontré casi completamente catatónica.

Ella el contestó. Gracias Dr Dorman, por no dejarme ir a mi casa. En el nuevo hospital empezó a sentir curiosidad. En las nuevas sesiones ella fue la que pasó a hablar. Hablaba sobre querer algún día un novio, de cosas así, de las que nunca antes hubiera hablado. Tuvo que procesar sus sentimientos nuevos. Empezó a desarrollar sentimientos de nuevo. Ella se había separado de sus sentimientos hacía ya mucho tiempo. Un día en la terapia ocupacional pudo abrir sus ojos completamente, y todos en terapia ocupacional fueron y la abrazaron. Un día después fui a mi sesión. Y dije, mis ojos están revoloteando, no puedo pararlos. Pero veía todo dado de vuelta. También el día anterior. Sus ojos estaban donde estaba su boca, su doctor le dijo entonces, tuviste aislamiento sensorial por muchos años. El doctor le preguntó. ¿Que evento desencadenó esto? Y ella contestó que no hubo ningún evento. Que fue una acumulación de experiencia personal. La experiencia personal del horror de la locura de ella. La experiencia personal de quién se había convertido en persona. Y lo más importante, ella dijo que esa experiencia, se volvió aburrida. Y luego comenzó el verdadero trabajo. Lloraba espontáneamente cuando salía al cine con otras usuarias. A pesar de no haber nada triste en la película, pero algo lo desencadenaba y ella lloraba. Esos sentimientos que ella había guardado y reprimido por décadas, salieron como una presa rota. La esquizofrenia había sido parte de su identidad, y de alguna manera tuvo que hacer el duelo. Entonces todo pareció para ella como algo salido de un cuento de hadas. Y dijo, estoy lista para ver el mundo y sonrió. Desde ese momento, siempre tuvo buen sentido del humor. Le dieron el alta en Junio de 1973, fue a tratamiento de día durante 4 meses. Seguía viendo al doctor Dorman cada día. Volvió a la escuela. Tomó cursos de verano. Tomó clases de psicología, filosofía y de sociología. Dio lo mejor de ella para estar presente. Y obtuvo las peores calificaciones. Le dijo al doctor, que ella no podía estudiar.

¿Que hay de bueno si no puedo estudiar? El doctor le dijo, Cathy todas las facultades que tenías antes de enfermarte, vas a recuperarlas, date tiempo. Se aferró a eso como a una balsa, porque a partir de ese momento empezó a sentirse suicida. Aunque estaba perdiendo su identidad esquizofrénica. Empezó a desarrollar una nueva identidad. Si no hubiera tenido al Doctor para ayudarla a procesar todas esas nuevas experiencias y sentimientos… En el siguiente semestre no asistió a clases. Y luego tomó clases en Otoño. Y le fue bien en las clases. Y desde ese momento le fue bien en la Universidad y en el estudio. Adiós a la esquizofrenia. ¿Se le pregunto a ella de si tenía miedo de volver a la esquizofrenia? La respuesta fue que no, que no tenía miedo. Ella no ha tomado medicación desde Noviembre de 1969, en 1979 se hizo unas pruebas y dieron negativas en esquizofrenia. La esquizofrenia se había ido. A la pregunta de si consideraba que ya esta bien. Contestó. Siento que soy una persona muy bien equilibrada. A veces me pongo ansiosa y estresada. Me deprimo a veces. Pero la diferencia es que tiene en sí las herramientas y la habilidad para no dejar que eso le supere y se convierta en su vida. Si me siento mal bailo. Escribo poesía, muchas poesías. Medito. Se asegura de tener momentos de silencio. El mayor regalo es querer estar con gente. Hacer lo opuesto a aislarse. Disfrutar del contacto con la gente.

Joanne Greenber algunos aspectos de su vida y sus problemas de salud mental.

Sufría alucinaciones de sangre saliendo de las canillas, todo le olía a excreciones, las personas tenían gusanos arrastrándose por todo su cuerpo.

Recuerda que todo empezó cuanto tenía seis años, y volvía a su casa de vuelta del hospital, después de haber sido operada. Tenía cuatro riñones y cuatro uréteres. Se orinaba encima todo el tiempo. Y por ello era golpeada. Y no había manera en que yo hubiese podido controlarlo. Pero finalmente descubrieron el problema y me operaron. Cuando volvieron a casa del Hospital estaba lloviendo, y las gotas caían sobre el cristal del coche. Y una voz dijo: “Esta va a ser tu vida”

Había una separación entre ella y la gente. Hasta que todas se volvieron genéricas para ella.

Tenía 10 años cuando otros, vinieron a mí y me dijeron: “Tu no perteneces a ellos” Tu perteneces a otro lugar.

Una de las cosas buenas de la esquizofrenia (si es que tiene algo de bueno) es que te salva de los traumas del mundo real. (eso dijo Joanne) Con 12 años presenció un asesinato, pero sin embargo eso no fue traumático para ella. Porque en ese momento estaba tan ida que ya no le importaba.

A los 16 años, Joanne comenzó a tomar terapia intensiva con la Doctora Fraieda Fromm Reichmann. Ella le dijo: “Nunca he sido enferma mental ni se lo que se siente”

Tuvo intentos de suicidio, cortándose las venas con cuchillas de afeitar. Intentó suicidarse pero fracasó y dejó de intentarlo.

Ella tomó mucha medicación psiquiátrica, para ella ese tipo de medicación, sólo ayuda a dormir.

Joanne fue hospitalizada antes de la invención del primer antipsicótico que salió al mercado.

Sobre su terapeuta Joanne dijo, que nunca indagaba en aspectos profundos sin su consentimiento. Ella era muy respetuosa. Sabía la diferencia entre problemas y síntomas. Sabía la diferencia entre ser creativa y ser loca, y entre ser religiosa y ser loca. Dejó el ala de perturbados después de casi tres años. La convalecencia lleva mucho tiempo. Primero tienes que aprender la diferencia entre problemas y síntomas. Tienes que aprender a comportarte. Cuando dejé el hospital, me fui a vivir sola. Todavía era paciente ambulatoria, cantaba en el coro de una iglesia. Obtuvo un diploma secundario y fue a clases. Trató con todo su ser de estar ahí. Alguien le dijo. Eres un persona rara. Eres una persona extraña, parece que no estas aquí. Pensó que el mundo estaba lleno de personas titánicas. Pensó que nunca iba a poder hacer lo que los demás hacían. ¿Cómo voy a hacer eso?

Pasó cuando estaba en el segundo año de universidad. Se miraba en el espejo y no reconocía nada de lo que veía. No reconocía la vida que estaba viviendo. Y se volvió loca. Y terminó de nuevo en el hospital. En el ala de los perturbados. Se sintió muy desesperada. Recoge los pedazos, muerde el polvo e inténtalo de nuevo.

De nuevo en Nueva Jork estaba otra vez esquizofrénica, y se dijo así misma, espera un minuto.

¿Que estas haciendo? Los esquizofrénicos no hacen eso. Los esquizofrénicos no se miran así mismo desde fuera y no tienen conversaciones cuerdas y sensatas consigo mismas. Y se dijo, resolvamos la situación. Ella olvidó como era. Tuvo el deseo de escapar a donde fuera. Decidió sufrir de manera inteligente. Y ya no volvió al hospital. A la pregunta de que herramientas usa. Ella respondió. “Si me siento mal, pongo una de las cintas con cosas que he cantado” Canto. Trabajo. Hago jardinería.

Llamo a alguien por teléfono. Y voy a esquiar con amigos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s